miércoles, 16 de febrero de 2011

Tema 9. El Siglo XVIII

IV. La política borbónica en América

Del control político...

La Corona trató de incrementar el control administrativo de la metrópoli sobre las Indias: se excluyó de la administración a los criollos, se creó un nuevo virreinato, el del Río de la Plata en 1776, y ese mismo año se estableció el cargo de Intendente para reforzar el control de los territorios americanos.




...  a la ansiada libertad económica (a favor de la metrópoli, claro)

A partir de mediados de siglo se inicia un cambio en la política de los Borbones hacia América. El gobierno de Madrid decidió incrementar la explotación colonial para que las colonias fueran más rentables. Para ello se adoptaron diversas medidas: se promovieron, con escaso éxito, las Compañías de Comercio, siguiendo el modelo inglés y holandés y se decretó la introducción de navíos de registro, barcos que podían comerciar al margen de la Flota de Indias. Esta novedad permitió que se incrementara el comercio gaditano con América.





Hubo un incremento impositivo y en 1778 se permitió el libre comercio entre la península y las Indias, rompiendo el monopolio sevillano-gaditano. Esta nueva política borbónica, enfocada sobre todo al beneficio de la metrópoli, engendró movimientos de protesta de los criollos, apartados de los cargos administrativos, y de la explotada mano de obra indígena. En 1780-1781 se inició una revuelta en Perú iniciada por los criollos pero que pronto se convirtió en una rebelión indígena (Tupac Amaru). La revuelta fue duramente reprimida.






En el Tratado de Madrid (1750), los territorios de las misiones jesuíticas del alto Paraguay fueron desmanteladas, puesto que el territorio que ocupaban pasaba a soberanía de Portugal. A cambio España recuperaba la colonia de Sacramento, estratégicamente situada en el estuario de la Plata. Los indígenas importaban poco, y los jesuitas menos. Es más, eran un estorbo para la implantación de la autoridad del rey en esas zonas, pues constituían "un estado dentro del Estado, y eso, lo Borbones no lo podían permitir. Los guaraníes fueron a la guerra pero el modelo de vida que construyeron en las misiones desapareció.

La expulsión de los jesuitas en 1767 tuvo en América una importante consecuencia: la Corona se anexionó importantes tierras, sobre todo en Paraguay, que hasta ese momento habían estado en manos de la Compañía de Jesús.


“Artículo XVI: De los pueblos o aldeas, que cede Su Majestad Católica en la margen oriental del río Uruguay, saldrán los misioneros con los muebles y efectos, llevándose consigo a los indios para poblarlos en otras tierras de España; y los referidos indios podrán llevar también todos sus muebles, bienes y semibienes, y las armas, pólvora y municiones que tengan; en cuya forma se entregarán los pueblos a la Corona de Portugal, con todas sus casas, iglesias y edificios, y la propiedad y posesión del terreno. Los que se ceden por ambas Majestades, Católica y Fidelísima, en las márgenes de los ríos Pequirí, Guaporé y Marañón, se entregarán con las mismas circunstancias que la Colonia del Sacramento, según se previno en el artículo XIV; y los indios de una y otra parte tendrán la misma libertad para irse o quedarse, del mismo modo y con las mismas calidades que lo podrán hacer los moradores de aquella plaza; solo que, los que se fueren, perderán la propiedad de los bienes raíces, si los tuvieren.”


 Retomando "La misión" , aquí tenéis el desenlace.   ¡Acción!

Toma 1: "El molesto paraíso en la tierra"




Toma 2: "Sobre la naturaleza del indio y el reparto de tierras..."



Toma 3: "Alea jacta est"




Toma 4: "El final de la utopía"




Fijando ideas 9

2 comentarios:

  1. Guadalupe, de esta tirada no hay "ojo al parche"?Que una pistita nunca viene mal...

    ResponderEliminar
  2. Las pistas las he dado en clase. Bueno, más que pistas, autopistas... De todas formas, mañana intentaré subir " otro capítulo de..."ojo al parche"

    ResponderEliminar