viernes, 25 de marzo de 2011

Tema 11. Construcción y consolidación del Estado liberal (1833-1874)

II. El reinado de Isabel II: construcción y evolución del Estado liberal.

II.a. El periodo de las regencias 1833-1843

Para comenzar...¡Otra guerra!: La guerra carlista (1833-1840)

El pleito sucesorio planteado a finales del reinado de Fernando VII, origen inmediato de una guerra civil, en realidad ocultaba un conflicto de carácter ideológico que dividía al país en dos bandos opuestos:

  1. El isabelino, que agrupaba a burgueses, hombres de negocios, funcionarios, mandos del Ejército, alta nobleza, altas jerarquías eclesiásticas, sectores urbanos, y a los liberales, que eligieron la defensa de los derechos dinásticos de Isabel como medio para el triunfo de sus ideas 
  2. El carlista, formado por todos aquellos opuestos a la revolución liberal: pequeña nobleza rural, un sector  de la oficialidad del ejército, parte del bajo clero y del campesinado (pequeños propietarios o campesinos que asociaban liberalismo con aumento fiscal).

"Manifesto de Abrantes" (Carlos Mª Isidro)

Carlos Mª Isidro (Carlos V)

"No ambiciono el trono; estoy lejos de codiciar bienes caducos; pero la religión, la observancia y cumplimiento de la ley fundamental de sucesión y la singular obligación de defender los derechos imprescriptibles de mis hijos... me esfuerzan a sostener y defender la corona de España del violento despojo que de ella me ha causado una sanción tan ilegal como destructora de la ley que legítimamente y sin alteración debe ser perpetuada. Desde el fatal instante en que murió mi caro hermano (que santa gloria haya), creí se habrían dictado en mi defensa las providencias oportunas para mi reconocimiento; y si hasta aquel momento habría sido traidor el que lo hubiese intentado, ahora será el que no jure mis banderas, a los cuales, especialmente a los generales, gobernadores y demás autoridades civiles y militares, haré los debidos cargos, cuando la misericordia de Dios me lleve al seno de mi amada Patria, a la cabeza de los que me sean fieles. Encargo encarecidamente la unión, la paz y la perfecta caridad. No padezco yo el sentimiento de que los católicos españoles que me aman, maten, injurien, roben ni cometan el más mínimo exceso..." Abrantes, 1 de octubre de 1833.


Mapa de la I guerra carlista





















"Abrazo de Vergara (en euskera con "b")
"Convenio de Vergara"
“Convenio celebrado entre el capitán general de los Ejércitos Nacionales Don Baldomero Espartero y el teniente general Don Rafael Maroto.
Art. 1 °. El capitán general Don Baldomero Espartero recomendará con interés al gobierno el cumplimiento de su oferta de comprometerse formalmente a proponer a las Cortes la concesión o modificación de los fueros.
Art. 2°. Serán reconocidos los empleos, grados y condecoraciones de los generales, jefes y oficiales, y demás individuos dependientes del ejército del mando del teniente general Don Rafael Maroto, quien presentará las relaciones con expresión de las armas a que pertenecen, quedando en libertad de continuar sirviendo y defendiendo la Constitución de 1837, el trono de Isabel II y la Regencia de su Augusta Madre, o bien retirarse a sus casas los que no quieran seguir con las armas en la mano.
Art. 6°. Los artículos precedentes comprenden a todos los empleados civiles que se presenten a los doce días de ratificado este convenio.
Art. 7°. Si las divisiones navarra y alavesa se presentasen en la misma forma que las divisiones castellana, vizcaína y guipuzcoana, disfrutarán de las concesiones que se expresan en los artículos precedentes.
Art. 8°. Se pondrán a disposición del capitán general Don Baldomero Espartero los parques de artillería, maestranzas, depósitos de armas, de vestuarios y de víveres que estén bajo la dominación del teniente general Don Rafael Maroto.
Ratificado este convenio en el cuartel general de Vergara, a 31 de agosto de 1839.
Boletín Oficial de Pamplona, jueves 5 de septiembre de 1839”.




La inestabilidad de las regencias: Mª Cristina y Espartero 

Durante la regencia de Mª Cristina de Borbón, madre de Isabel, se alternaron en el poder moderados y progresistas. Anque, al igual que luego haría su hija, la tendencia de la regente era llamar al gobierno a los moderados (1833-34), la presión social y del ejército llevará al gobierno a los progresistas (1834-37), quienes emprenderán importantes reformas. En 1837 ganan las elecciones los moderados, intentando poner fin a las reformas de los progresistas. Esta política provocará el fin de su gobierno y de la regencia de Mª Cristina, quien tiene que entregársela al General progresista Espartero, que la ejerce tres años, teniendo que abandonar el poder en 1833. En fin, un lío...

Durante la regencia de Mª Cristina...


Tras la caída de la regente...


La fama del general, también llamado "Duque de la victoria", se debe a sus éxitos en la guerra carlista. A ella acudió con su caballo, que a la postre se haría muy famoso, por sus atributos... 

Mecano lo ve (mejor dicho, lo canta) así...





II.b. Isabel en el trono (1843-1868)

 ¡Una reina de 13 años!



Repasamos de nuevo las bases de su reinado


Década moderada (1844-54)


Tal que así...

 

Bienio progresista (1854-56): por supuesto, tras el correspondiente pronunciamiento militar...
























 Unión liberal de O'Donell (1858-63): ¡ otro espadón que se hace con el poder...!



 
Al final,  la crisis pasa factura y el sistema se resiente...






...y pasa lo que pasa... pronunciamiento!!!!. Aunque en esta ocasión se pusieron casi todos de acuerdo para "botar" a la reina y enviarla al exilio en París...¡Oh la, la...

"Pacto de Ostende"


Se trata de un compromiso político firmado en la ciudad belga de Ostende, el 16 de agosto del año 1866, entre progresistas y demócratas, en el cual se estableció la estrategia de organizar un pronunciamiento que terminase con la monarquía de Isabel II. Esta decisión se toma tras el fracaso de la sublevación del Cuartel de San Gil (22 de junio del mismo año), encabezado por el general Prim, y la posterior represión que llevó a cabo O´Donnell. El urdidor del acuerdo fue el general Juan Prim, apoyado por otros políticos y militares como Serrano y Topete.

 Este es el texto del acuerdo:

 "... después de una breve discusión se acordó por unanimidad lo siguiente:
1º.- que el objeto y bandera de la revolución en España es la caída de los Borbones.
2º.- que siendo para los demócratas un principio esencial el sufragio universal y admitiendo los
progresistas el derecho del plebiscito, la base de la inteligencia de los dos partidos fuera que por un plebiscito, o por unas Cortes Constituyentes elegidas por el sufragio universal, se decidiría la forma de gobierno que se había de establecer en España, y hasta que así se decidiese había de ser absoluta la libertad de imprenta y sin ninguna limitación el derecho de reunión, para que la opinión nacional pudiese ilustrase y organizarse convenientemente; sin que el gobierno provisional, que saliera de la revolución, pudiera influir como tal en la resolución de la cuestión fundamental; sin perjuicio de que las personas que lo compusieran pudieran sostener privada y públicamente sus opiniones individuales.
3. Que se reconocía como jefe y director militar del movimiento al general Prim."

Isabel II, con sus continuas arbitrariedades, airadas oportunamente por la oposición monárquica, se granjeó las antipatías de todo el pueblo y quedó sola con su camarilla cortesana, alejada de la clase política. El único apoyo con el que contaba se había reducido a algunos moderados. La muerte del propio Narváez, el 23 de abril del año 1868, acabó por privarla de su único apoyo institucional. El siguiente Gabinete, presidido por Luis González Bravo, tan sólo tuvo que esperar la caída definitiva del régimen monárquico borbónico, el 28 de septiembre de ese mismo año.

Levantamiento en Cádiz. Septiembre de 1868
 
Caricatura de Isabel II camino del exilio






















La familia real coge el tren que les llevaría al exilio en París.



Ir al epígrafe III

4 comentarios:

  1. Guadalupe, el librecambio es lo contrario que el proteccionismo económico. Y con respecto a la soberania nacional y compartida, en ambas el poder legislativo recae en las cortes con el rey y el ejecutivo, entonces, cual es la diferencia principal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la primera pregunta, sí. El librecambio defiende la supresión de aranceles, pero los liberales moderados aplicaban el proteccionismo comercial para proteger la industria española; los progresistas proponían la supresión de aranceles.
      A la segunda: soberanía es origen del poder, no es poder para elaborar las leyes. Se puede proclamar la soberanía nacional (Cons. de 1937) y establecer el poder legislativo compartido.El poder legislativo compartido le da a la corona, por ejemplo, el derecho de veto.

      Eliminar
  2. Una duda, O'donell es moderado o progresista? Gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue moderado, especialmente hasta 1854. A partir de esa fecha funda el partido de la Unión Liberal, más progresista que el moderado pero menos que el partido progresista, es decir, un partido de centro que aspiraba a lo mejor de la ideología moderada junto a algunos logros de la ideología progresista.

      Eliminar