domingo, 13 de marzo de 2011

Tema 11. Construcción y consolidación del Estado liberal (1833-1874)

I. Organización política: monarquía, constitucionalismo, partidos políticos

Para aclarar ideas



A golpe de vista: Época de turbulencias políticas (gracias profesorfrancisco.es)

La guerra de Cuba se desarrolla entre 1668-78


A. La monarquía

 Isabel II fue reina de España entre 1833 y 1868, fecha en la que fue destronada por la llamada «Revolución Gloriosa». Su reinado ocupa uno de los períodos más complejos y convulsos del siglo XIX, caracterizado por los profundos procesos de cambio político que trae consigo la Revolución liberal: el liberalismo político y la consolidación del nuevo Estado de impronta liberal y parlamentaria, bajo la forma de Monarquía constitucional, junto a las transformaciones socio-económicas que alumbran en España la sociedad y la economía contemporánea.

Su vida y su reinado no fueron fáciles, Reina a los tres años, mayoría de edad forzada por la situación política que dio paso a su reinado personal con tan sólo trece años y sin la preparación adecuada, un matrimonio obligado e inadecuado a los dieciséis que desembocó en separación apenas transcurridos unos meses y, por último, su destronamiento a los treinta y ocho años, que da paso a largos años de exilio y  alejamiento de España. 

Su tarea estuvo mediatizada por la negativa influencia que ejercieron sobre ella confesores, consejeros, personajes estrambóticos (Sor Patrocinio), políticos moderados y espadones. Esto la llevó a favorecer siempre a los liberales moderados, apartando de forma sistemática a los liberales progresistas de la posibilidad de gobernar. Su alianza con los moderados implicaba el funcionamiento del sistema político al margen de lo establecido en el sistema constitucional, lo que llevó a la corrupción política y al desprestigio de la propia monarquía.

B. Constitucionalismo

El constitucionalismo español nace en 1812, con la constitución de Cádiz, referente legal para muchas de las constituciones posteriores, y a lo largo del XIX se materializa en numerosas constituciones, algunas de ellas “non natas”.
Entre las características de este constitucionalismo español podemos destacar:
  1. Su carácter pendular y partidista: los distintos textos constitucionales oscilarán desde posiciones progresistas hasta las más conservadoras, y viceversa. El resultado será la existencia de “constituciones de partido”, debido a que, con frecuencia, los partidos en el poder pretenden lograr objetivos de su programa político mediante artículos constitucionales.
  2. Superficialidad y falta de arraigo: Debido a un Estado políticamente débil, a la ausencia en el tejido social de una fuerte burguesía, lo que favoreció el desarrollo del caciquismo. A todo ello contribuyó el sufragio restringido, que apartó del sistema político a la mayor parte de la población.
  3. Falta de originalidad: Debido a la influencia de textos foráneos, sobre todo franceses, y al peso que en cada nueva constitución, ejerce la anterior. 
  4. Desarrollo político al margen de la normativa constitucional: será habitual el paso de una constitución a otra, ignorando los mecanismos establecidos en la que está vigente en ese momento. Será también frecuente la suspensión de las garantías constitucionales por los capitanes generales (militarización de la política).
 
  Estructura de una constitución



















La Constitución es la norma básica de un Estado,y a partir de ella se desrrolla todo el sistema legislativo, bajo el principio de la "Jerarquía normativa": todas norma legislativa de rango inferior debe estar supeditada a la norma, o normas, de rango superior, y estas, a la Constitución.





En el siguiente vídeo tenéis un análisis estupendo sobre las distintas constituciones españolas de los siglos XIX y XX.







C. Partidos políticos 

"En cuanto a los Moderados y Progresistas es muy distinta la manera de comportarse de ambos cuando están en el poder. Los moderados son centralistas y recortan la autonomía de los ayuntamientos y diputaciones, los progresistas dejan un mayor grado de maniobra. En cuanto al orden público los moderados prefieren los cuerpos policiales como la Guardia Civil, creación del duque de Ahumada, por el contrario los progresistas son partidarios de que sean los propios ciudadanos los que se encarguen de la seguridad formando la Milicia Nacional. Para los moderados la educación debía estar en manos de la Iglesia, los progresistas defienden lo contrario. Los moderados proponen una aproximación a la Iglesia, los progresistas, por el contrario, serán los que lleven a cabo la desamortización."          http://perseo.sabuco.com/historia/Isabel%20II%20tema%20resumen.pdf

Cuadro-resumen de los principios ideológicos de los dos partidos liberales:



A partir de 1849, Los Demócratas...


 Y el gran protagionista de los "gobiernos largos": La Unión Liberal de O'Donell


La evolución de los partidos liberales hasta 1874 se ve muy bien aquí:

Tomado de: http://www.fdomingor.jazztel.es/objetos/partidos1.jpg
El funcionamiento de los partidos durante este periodo dejó mucho que desear. La separación con las bases sociales y el monopolio del poder, llevó a prácticas políticas corruptas, sobre todo en el sistema electoral. Vamos, que los muertos ¡eran imprescindibles! (a esto sí se le puede llamar vida eterna)



Ir al epígrafe II

2 comentarios:

  1. Guadalupe, como el absolutismo del antiguo régimen habia fracasado la corona se apoya en el partido moderado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La corona se apoya en los liberales porque necesita apoyo para la causa de Isabel en la guerra carlista. Cuando se va asentando el estado liberal, la corona siempre tiende a favorecer a los moderados porque defienden una monarquía fuerte.

      Eliminar