lunes, 13 de octubre de 2014

¡Allah es grande!

La llegada del islám



  El Islam (sumisión a la voluntad de Alá) es una religión nacida en Arabia en el S. VII, que se extiende con gran rapidez por el próximo oriente, Mediterráneo oriental y norte de África, su fundador es Mahoma. A todos los que creen en el Islam se les denomina musulmanes, y todos forman la uma o comunidad islámica.

    “El valor en la batalla constituía la virtud principal del árabe, que debía demostrar en cuanto se le presentaba la ocasión. Durante siglos, las belicosas tribus habían guerreado entre ellas en estériles luchas internas por un pozo por cuatro palmeras. De pronto la creencia común en Allah las unía y encauzaba su energía hacia un objetivo común: llevar el islam al resto del mundo. Los árabes abandonaron el confinamiento de su península de origen e invadieron las tierras de Bizancio herederas de Roma y el imperio sasánida, solar de la antigua Persia.
    No se conformaron con eso. En el breve espacio de un siglo, se extendieron por los territorios actualmente ocupados por Jordania, Siria, Israel, Iraq e Irán. Después, el impulso conquistador los llevó hacia el este, por Asia Central, hasta cruzar el río Indo y alcanzar Pakistán, y hacia el oeste, por todo el norte de África hasta el Atlántico…
    (…)Los musulmanes pusieron sus ojos en la Península Ibérica. En Hispania esperaban encontrar grandes tesoros, entre ellos el fabuloso legado de Salomón que los antiguos visigodos habían arrebatado a los romanos.  Además, ya dijimos que los viajeros alababan las tierras fértiles, las huertas regadas por caudalosos ríos, los frescos jardines y los espesos bosques. Un sueño para el que procede del árido desierto. Y aquel país de Jauja se hallaba casi indefenso y sumido en una grave crisis provocada por recientes epidemias, malas cosechas y hambrunas”.

    Juan Eslava Galán: Califas, guerreros, esclavas y eunucos




  • La llegada a la península ibérica se inscribe en tres coordenadas: la expansión por la yihad o guerra santa, la ampliación del poder político de los califas Omeyas de Damasco y el apoyo a una de las facciones de la nobleza visigoda que luchaban en la guerra civil desatada tras la muerte de Witiza. 



  •  "
    • Tras la invasión musulmana del 711, la mayor parte de la península Ibérica pasa a formar parte del área de influencia y expansión del Islam, el territorio ocupado por los musulmanes se conocerá como Al-Ándalus. Su espacio varía con los siglos, de ocupar casi toda la península entre los siglos VIII al XI, quedará reducido a Granada en los siglos XIV y XV. La barrera entre Al-Ándalus y los reinos cristianos peninsulares es móvil y permeable. 


      Llegaron y se quedaron ocho siglos. Cuando fueron expulsados, eran españoles de muchas generaciones

      Primero el bautismo obligado
      Después la expulsión

      Entre sus personajes más sobresalientes están: 

      Abderramán III :  

      Soberano Omeya de Al-Ándalus se proclamó califa en 929, rompiendo el último vínculo simbólico que le unía con el califato de los Abasidas de Bagdad. Dedicó los mayores esfuerzos de su largo reinado a someter el territorio a su autoridad efectiva, sofocando la rebelión de Andalucía  e imponiéndose por la fuerza a los señores locales que pretendían lograr su independencia de Córdoba. 

      Tras pacificar el territorio andalusí emprendió campañas contra los reinos cristianos del Norte, aunque con suerte desigual ganando algunas batallas a leoneses y navarros, y siendo derrotado, a punto de morir, en la batalla de Simancas (939), frente a Ramiro II de León. 

      A pesar de todo logró que las fronteras permanecieron estables y cobró importantes "parias" a todos los reinos cristianos.  La estabilidad y la riqueza obtenidas proporcionaron a Córdoba una auténtica edad de oro, económica, social y cultural, con la ampliación de la mezquita mayor y la construcción de la ciudad de Madinat-al-Zahra.


      El temido Almanzor

      Hachib del califa Hixam II, Almanzor ejercerá el poder de forma autoritaria, dejando al margen al incapaz soberano. Instaura una dictadura, basada en la fuerza militar y una profunda religiosidad, para atraerse el apoyo de los jefes religiosos. A la vez, emprende una serie de campañas militares contra los reinos cristianos, que le llevan por toda la península, hasta que es derrotado en Calatañazor.



      Nos dejaron un importante legado 

      En el año 1000 Al- Ándalus es una sociedad científica y culturalmente más avanzada que la Europa medieval cristiana en su conjunto. Su legado cultural ha sido muy importante en el urbanismo,las técnicas agrarias y artesanas, el pensamiento, la literatura y el arte.
       http://kappostorias.blogspot.com/2009/09/normal-0-21-false-false-false.html




      Para saber más

      No hay comentarios:

      Publicar un comentario