sábado, 29 de enero de 2011

Tema 8. El Siglo XVII

III. El ocaso del imperio español en Europa

Del "pacifismo" de Felipe III al "belicismo" de Felipe IV: un vano intento por mantener la hegemonía.

  La crisis económica heredada de su padre, Felipe II, obligó a mantener una política exterior muy distinta a la del S. XVI. Aunque continuó la política de hostilidad con los turcos otomanos, y se enfrentó a la enemistad habida con la República de Venecia y el ducado de Saboya, la política exterior de Felipe III se orientó hacia la pacificación, en un intento de recuperar las arcas del Estado.   En 1604 se firmaba la "Paz de Londres "y en 1609 se firmó la "Tregua de los Doce Años" con los Países Bajos, que representaba el reconocimiento oficial de la existencia de Holanda. En 1618 se vió obligado a participar en la" Guerra de los 30 años", que estallaba entre los protestantes y los Habsburgo austriacos.
¡Es lo que tiene la familia!
Tregua de los 12 años


Las delegaciones española e inglesa en la "Paz de Londres"












La situacion europea que se encuentra Felipe IV es complicada. Su implicación en la defensa de la Casa de Habsburgo y el fin de la tregua con Holanda llevarán a España a la guerra... ¡qué novedad!




Flandes será el gran problema de la monarquía, y la obsesión del Conde-Duque





En los primeros años de la guerra España obtendrá importantes victorias. La toma de la ciudad  de Breda ha pasado a la historia, no solo por su importancia estratégica, sino por haber sido inmortalizada por Velázquez. En esta larga escena de Alatriste podréis haceros una idea de lo que era la guerra en aquellos tiempos. Había que tener valor ¡vive dios!...




...y aquí el cuadro




 La implicación de España en varios frentes (Alemania, Holanda, Inglaterra y Francia) hará inevitable la derrota final. ¡ No se puede hacer frente a tantos y tan bien avenidos enemigos!



La sucesión de desastres externos e internos hizo caer en desgracia al Conde -Duque de Olivares. La situación de la monarquía era desesperada...




El fin de los tercios invencibles: Rocroi (1643)

“(…) - Contad los muertos, se le respondió a un francés que preguntó cuántos eran los españoles aquella jornada del 23 de marzo de 1643. Todos ellos murieron con el nombre de España entre los labios, blasfemando en buen castellano, fieles a un rey lejano que se gastaba en saraos y fiestas de la corte lo que habría de haber ido a mejorar el país, gastando en defensa de la verdadera fe todo cuanto éramos. Pero pardiez que no pudimos elegir. Somos lo que somos porque antes fuimos lo que fuimos.” (…). Alatriste



                      ¡¡¡Extraordinaria escena!!!. Lo mejor de la peli.

La música de esta escena es una emocionante marcha de Semana Santa, "La madrugá", compuesta por  Abel Moreno Gómez. Merece la pena escucharla, e imaginar cómo suena en la Semana Santa de Sevilla... Dedicada a los músicos que ha habido en estas aulas.





Como colofón, este soneto de Quevedo

 Miré los muros de la patria mía...

    Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía.

    Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del yelo desatados,
y del monte quejosos los ganados,
que con sombras hurtó su luz al día.

    Entré en mi casa; vi que, amancillada,
de mi anciana habitación era despojos;
mi báculo, más corvo y menos fuerte;

    vencida de la edad sentí mi espada.
Y no hallé cosa en qué poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.


El sistema de Westfalia

El Tratado de Westfalia o El Tratado de Münster/Osnabrück significó uno de los puntos más importantes dentro de la Historia Europea y Mundial. Ahí, al Este del Sacro Imperio Germánico, se firmó por primera vez un Tratado multilateral moderno. Por primera vez en la Historia europea, se habló de Estados-Naciones, de libertad de prédica religiosa y de limites internacionales. Ganadores salieron Francia, que durante la Guerra de los 30 años, jugó a 2 bandos; Suecia,que intervino en Alemania y logrando consolidarse como potencia, al menos durante el reinado de Gustavo Adolfo; Las Provicias Unidas, ahora llamadas Holanda, que tras años de rebelión, fueron reconocidas como independientes. Los Estados Papales perdieron la mayor parte de su poder, al ser el Calvinismo y el Luteranismo reconocidas como religiones oficiales. España siguió con su lentísima decadencia y Austria arrastró las derrotas de la Liga Católica. Por primera vez, la noción de Patria y Religión estaban separados en Europa.
http://elmundoenhistoria.blogspot.com/2006/02/la-paz-de-westfalia-1648.html




Con el siguiente vídeo os haréis una idea de cómo se repartía el pastel en los tratados de paz. Seguro que las cosas eran más o menos así... Ah! se me olvidada... está en inglés. ¡Cielos, la pérfida Albión!




Tras los brindis, la cosa quedó así 

2 comentarios:

  1. Era La Madrugá, que es preciosa:))
    No me he podido resistir a mirarlo
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, efectivamente. Por alguna entrada del blog está. Gracias

      Eliminar